El ‘Kopi Luwak’ tiene un sabor a caramelo, con ligeras trazas de chocolate, que persiste tenazmente en el paladar. Su aroma exquisito y su cuerpo espeso hacen de este café una de las variedades más deseadas en todo el mundo. Sin embargo, este preciado producto indonesio es muy difícil de encontrar en los establecimientos convencionales y su precio, que ronda los 100 euros por taza, lo convierten en uno de los productos gastronómicos mas exclusivos del mundo.

Pero ¿qué hace tan especial a este variedad de café?. El secreto se esconde entre las plantas de café en los campos de cultivo de Indonesia, lugar donde habitan las civetas, una especie de mamífero que se alimenta de los granos del café. Por difícil que resulte de creer, la fase fundamental del proceso de selección y tratamiento del café más caro del mundo, la llevan a cabo estos marsupiales gourmets. En primer lugar, estos animales son expertos en identificar los granos que se encuentran en el momento álgido de la maduración y, a continuación, su sistema digestivo se encarga de digerir parcialmente los granos, eliminando con sus enzimas gástricas las proteínas que generan el amargor del café. Los trabajadores de las plantas cafeteras se limitan a lavar concienzudamente las semillas, para proceder después a un tostado suave.

Se trata de una tradición que data del siglo XVIII y que ha estado muy cerca de ser prohibida en varias ocasiones. Sin embargo, las exclusivas cualidades de este extravagante café y el ímpetu de sus devotos consumidores, que llegan a pagar hasta 1.000 euros por kilo, han mantenido viva la producción del café más caro del mundo.

Precio: 100 euros por taza/1.000 euros por kilo