Aunque la mayoría de los Champagne son blancos, también hay algunos rosados. Precisamente hoy, el blanco de nuestros sueños y deseos es un Champagne blanco, pero un poco especial como veremos más adelante. Como introducción decir que este vino espumoso tiene denominación de origen controlada, está elaborado conforme al método champenoise de la zona de Champaña, en Francia y que, desde siempre ha estado asociado a las celebraciones en general y al lujo en particular.

Es bastante habitual ver botellas de Champagne de gran formato en la entrega de los premios de Formula 1 o, más en general, en muchas competiciones deportivas. Es tradicional mojar al público con esta botella, como lo es también estrellarla contra el casco de un barco en su botadura, para demostrar que es sólido (el barco, no la botella).

El Champagne más caro del mundo se llama LUXOR Pure Gold 24 K y ya se puede comprar en nuestro país. Es por supuesto un producto francés, al que se le incorporan copos de oro de 24 quilates que realmente no aportan sabor, pero resulta más lujoso y, por su puesto caro y con glamour. El producto se presenta en dos formatos, LUXOR Brut, y LUXOR Rosé. La bodega ha lanzado una edición limitada muy cuidada, y que ofrece la posibilidad de personalizar las botellas, como ya han hecho personajes como Rihanna, Fernando Alonso o la mismísima (la verdad es que le pega) Lady Gaga.

LUXOR Pure gold 24 K se ofrece en algunos de los establecimientos más exclusivos del mundo, como el Hôtel de Vendôme de Paris, el Club Amber Lounge de Mónaco o los Clubs Billionaire de Flavio Briatore.

Como mañana es mi cumpleaños, no se si comprarme una caja, o directamente, ligarme a Lady Gaga y que invite ella. Bueno, vale, las dos cosas son bastante improbables… y ni siquiera es mi cumpleaños.

Precio: 3.576 €