En junio de 1938 salió a la venta el que sería el primer cómic de superhéroes, Action Comics #1, una antología en la que aparecía por primera vez uno de los iconos más importantes de EEUU: Superman. ¿Quién iba a pensar en aquel momento que 73 años después uno de los ejemplares de esa edición, que costaba originalmente 10 céntimos de dólar, alcanzaría la friolera de  2.161.000 dólares (1.605.389 euros) convirtiéndose en el cómic más caro del mundo?

Según una leyenda urbana, existen menos de 100 ejemplares del Action Comics #1 en todo el mundo. En febrero de 2009 salió a la venta  una de esas copias. En el portal de subastas ComicConect lo bautizaron como “el evento más importante en la historia de los cómics”. En esa ocasión se valoraba inicialmente en 126.000 dólares (93.721 euros) y alcanzó en subasta los 317.200 dólares (235.941 euros), cifra pagada John Dolmayan, batería del grupo musical System of a Down.

Su cotización llegó a multiplicarse por tres al ser subastado por un millón de dólares (743.875 euros). Pero poco después,  en febrero de 2010 otro superhéroe, Batman, le arrebataba el primer puesto al subastarse Detective Comics #27 por 1.075.000 dólares (789.077 euros).

Poco le duró el reinado al hombre murciélago; antes de que acabase el mes de marzo un comprador privado pagaba un millón y medio de dólares (1.115.902 euros) por otro Action Comics #1. Esta copia, encontrada en los años 80, presumía de ser una de las mejores conservadas de la historia, con un 8,5 otorgado por la Compañía de Certificados de Garantía (CGC). Pero cuando todos los entendidos daban por sentado que no era posible batir el récord del millón y medio de dólares, apareció en escena otro ejemplar. Este es el único calificado con un 9 por la CGC. Nicolas Cage lo adquirió en 1997 por 150.000 dólares (111.626 euros), pero tras sufrir un robo en su casa, Cage perdió el ejemplar.

Un Action Comics # 1 aparecía en la subasta de ComicConnect. El flamante 9 en su envoltorio protector, único en estas copias, delataba su procedencia; no había otro igual en el mundo, era el de Cage. Este ejemplar se subastó en noviembre de 2011 en el portal ComicConect y recibió más de 50 pujas hasta llegar a la cantidad de que lo convertiría en el más caro, no solo del mundo, sino también de la historia.

Respecto al misterioso propietario actual algunos como The Hollywood Reporter ya han sacado sus conclusiones: lo adquirió el propio Nicolas Cage, pero tal información nunca ha sido confirmada.

 

 

Precio: 2.161.000 dólares