Suele viajar en su jet privado y cobra entre 100.000 y 200.000 euros por cada sesión. DJ Tiësto es el disc jockey más caro del mundo. El pasado septiembre actuó en Las Playas de Zaragoza junto con los DJs teloneros Ivás The Muru y San. Se embolsó más de 100.000 euros por una sola actuación ante más de 7.000 personas, que pagaron 25 euros cada uno en la venta anticipada.

Esta superestrella holandesa de la música se ha convertido en el rey de las pistas de baile, superando en caché a Roger Sánchex, Richie Hawtin y Carl Cox. La razón de su alta cotización es que es una apuesta segura, capaz de llenar incluso estadios de fútbol completos, como ya hizo en Japón hace dos años.

Como rey indiscutible del universo DJ, se permite sus pequeños caprichos: Champagne Cristal, siempre la misma marca de agua embotellada y masajistas en el hotel, donde suele realizar ejercicios de relajación antes de la actuación. Sin embargo, no tiene fama de ser un dictador ni nada por el estilo, al contrario, siempre se muestra como un profesional y suele ser flexible en sus peticiones.

Este verano ha actuado más de 30 veces en España, siendo uno de sus escenarios clásicos en nuestro país la Discoteca Privilege de Ibiza. A nivel internacional tiene su agenda bien llena de eventos, prácticamente no hay día que no tenga una sesión en alguna ciudad de Europa, Estados Unidos o Japón.

Su estilo se puede enmarcar dentro del Trance, progresión musical, gran intensidad, sonidos oníricos, pero muy bailables y su enfoque es claramente comercial. En el último año se ha embolsado más de 18 millones de euros según la revista Forbes.

Precio por sesión: 201.000 €

Fuente: Los 10 DJ mejor pagados del planeta