Los accesorios que llevamos con nosotros, desde las prendas de vestir como cinturones y pañuelos, hasta objetos complementarios como gafas de sol y bolígrafos, son elementos que nos definen y forman parte de nuestra personalidad, identificándonos y dando una muestra sutil de nuestro carácter.

Entre este tipo de artilugios han destacado siempre los encendedores porque, aunque el hábito de fumar esté cada vez más restringido en nuestra sociedad, sigue siendo para muchos un placer que no denotaría el mismo estilo y elegancia si utilizásemos a la hora de encender un cigarrillo un vulgar mechero desechable.

Es por eso que los fumadores más exigentes han recurrido siempre a firmas como Dupont a la hora de elegir un encendedor exclusivo que represente su carácter distinguido y su gusto exquisito. La marca francesa ha conseguido mantenerse en lo más alto gracias al clasicismo y la durabilidad de sus mecheros  y en 2006 alcanzó su cénit con la fabricación del encendedor más caro del mundo.

El Diamond Rain forma parte de la Prestige Collection, que fue diseñada por Dupont cuando los productores de la película ‘Casino Royale’ encargó a la firma francesa la elaboración de todos los accesorios del espía más famoso de todos los tiempos.

Se trata de un encendedor extremadamente ligero confeccionado en oro blanco de 18 quilates y rematado con la incrustación de 502 diamantes que suman un total de 12,1 quilates. El diseño de este exclusivo mechero, del que se fabricaron tan solo 352 ejemplares, simula el aspecto de las gotas de lluvia al caer.

El encendedor más caro del mundo cuesta la friolera de 80.000 dólares, aunque difícilmente podrá encontrarse algún ejemplar a la venta. Puede que algún día una de estas joyas de coleccionista salga a subasta, pero quién sabe cuál será el precio que habrá que pagar por ella.

Precio: 80.000 dólares