Una empresa libanesa ha desarrollado el prototipo del Ferrari árabe que ya ostenta el título de ser el más caro del mundo. Se presentó en el Salón Internacional de Qatar este mismo 2013 y su desorbitado precio supera a los escandalosos 1,8 millones de € que cuesta el Bugatti Veyron Super Sport, del que ya os hemos hablado en alguna ocasión.

La velocidad máxima del vehículo es de 394 km/h y puede ponerse de 0 a 100 en 2,8 segundos. Por si esto no fuera de por si impresionante, sus creadores han estado trabajando en el desarrollo unos 6 años y tiene piezas de marcas tan notables como Porsche o Magna.

El Ferrari más caro del mundo

El modelo ha sido presentado en maqueta, pero a pesar de que nadie ha podido comprobar todos sus encantos, el portavoz de la marca afirma que en el Salón Internacional de Qatar ya se realizaron algunos pedidos en firme. Es comprensible puesto que la producción del W Motors Lykan Hypersport se reducirá exclusivamente a 7 unidades al año. ¡El que no corre, vuela!

¿El precio? 2,4 millones de dólares.