Si las diosas eligieran un perfume terrenal, sin duda sería la edición Imperial Majesty de la fragancia No.1 for Women del diseñador británico Clive Christian. Esta pequeña joya aromática es el perfume más caro del mundo. Eso sí, las diosas tendrían que hacer su pedido con antelación si quieren poder comprarlo en los lujosos almacenes Saks de la Quinta Avenida de Nueva York.

La fragancia viene envuelta en un delicado frasco de cristal salpicado por luminosos diamantes blancos y pequeñas perlas de oro de 18 quilates. La firma Baccarat es la diseñadora de este envoltorio sublime que contiene el secreto de una mezcla perfecta de esencias: bergamota, jazmín, clavel, limón, cardamomo y unas gotas de vainilla fermentadas en Tahití.

¿Y los dioses? También ellos pueden disfrutar de esta maravilla en su versión masculina, que contiene un ingrediente especial: sándalo de la India. Precisamente, fue en este exótico país donde Katie Holmes decidió hacer de la fragancia No.1 for Women, el aroma que vestiría en su boda con Tom Cruise.

Valorado en 195.000 euros