¿Alguna vez te has quejado del dinero que te gastas en preservativos? ¿Quieres saber quién se ha dejado medio sueldo de un mes es un solo profiláctico? Sigue leyendo que te contaremos algunas curiosidades sobre los anticonceptivos de bolsillo.

Si nos remontamos a la historia, el preservativo masculino data del s. XVI y se le atribuye la invención a un profesor de anatomía de la Universidad de Padua. En un principio no tenía un fin anticonceptivo, más bien era para prevenir los contagios de enfermedades venéreas que causaban estragos por la época.

El siguiente fue inventado por un médico inglés de Carlos II de Inglaterra, Condom, a mediados del s. XVII. Carlos II estaba preocupado por tener la sensación de que estaba invadiendo Londres de bastardos reales y el médico ideó este dispositivo para solucionarlo.

Lo que te hayas gastado hasta el momento no debe ser nada comparado con lo que un holandés pagó en una subasta por el preservativo más caro del mundo, que desembolsó 600 euros por esta rareza que data del siglo XIX y está fabricado con intestino de oveja.

El preservativo más caro del mundo tiene más de 200 años de antigüedad y fue subastado a través de la casa de subastas online Catawiki, y adjudicado por la módica cantidad de 600 euros.

No hace falta señalar que un preservativo tan antiguo como éste es una auténtica pieza de coleccionista. Desde Catawiki esperaban que se subastara por 300 euros pero para su sorpresa la cifra se duplicó, haciendo de este preservativo de intestino el más caro del mundo.

¿Os imagináis estar dando un agradable paseo por el campo y al mirar al suelo encontrar una reliquia como esta? Algo parecido le debió pasar al vendedor del preservativo subastado, se hallaba en Francia, asegura que data del siglo XIX, se conserva en perfecto estado y mide 19 centímetros.

Finalmente, la puja ganadora ha sido la de un comprador procedente de Ámsterdam. Le damos la enhorabuena y seguro que las visitas que tenga se lo van a pasar muy bien observando este condón tan retro.