Muchos dirán que lo más importante en un reloj es que de bien la hora y no se rompa demasiado la correa. Si estás en ese grupo no sigas leyendo, este no es tu reloj. Principalmente porque parece que en este modelo lo más importante no es dar la hora, sino dar la nota. Si os fijáis en la fotografía adjunta lo más difícil es ver la esfera con las manecillas. Es lógico, ya que este llamativo reloj está adornado con un corazón formado por tres diamantes rosa de 15 quilates, un diamante blanco de 12 quilates y otro azul de 11. Alrededor de este “corazón” viene el resto, 163 quilates de diamantes blancos y amarillos para alcanzar la cifra final de 201 quilates que da nombre a este carísimo modelo: el Chopard 201. Con tanto diamante es complicado saber que hora es.

Este modelo es una creación de la firma Chopard, que con sus más de 150 años de existencia, se dedica a fabricar relojes de lujo de alta precisión, joyas y accesorios exclusivos. La compañía fue fundada por Louis-Ulysse Chopard, e inicialmente se dedicaba exclusivamente a los cronómetros y relojes de bolsillo, pasando posteriormente a fijar su mirada en el mundo de la moda y el glamour. Meg Ryan, Linsay Lohan, Christina Ricci, Eva Herzigova, Paris Hilton o Naomi Campbell son algunas de las asiduas de Chopard que acudieron a la fiesta del 150 aniversario.

Con un total de 201 quilates repartidos en un total de 431 diamantes, y un valor estimado en unos 25 millones de dólares, dólar arriba o abajo, el Chopard 201 es el reloj más caro del mundo e imaginamos que será además uno de los más precisos. Sí amigos, el tiempo es oro… o en este caso, diamantes.

Precio: 25.000.000 US$