La fotografía más cara del mundo

La fotografía más cara del mundo

1222
0

¿Eres amante de la fotografía? ¿Sí? ¿Seguro? ¿Hasta qué punto? Hoy en día cada vez hay menos coleccionistas de arte y compradores de arte. Pero los pocos que hay son buenos (menos mal). El arte se cotiza caro y todo multimillonario que se precie debe considerar empezar a montar su propia colección de arte si es que no lo ha hecho ya.

La foto más cara del mundo

phantom

El fotógrafo australiano de paisaje Peter Lik se ha llevado la corona para la foto más cara jamás vendida. El título de la fotografía es “Phantom” (la que se muestra aquí arriba) y fue vendida a un coleccionista privado por un asombroso precio de 6.5 millones de dólares. El anterior récord lo tenía la foto titulada “Rhein II” de Andreas Gursky, que se vendió por 4.3 millones de dólares en 2011.

El “fantasma” fue capturado en el barranco del antílope de Arizona, un cañón de ranura que es popular entre los fotógrafos de paisaje, y muestra un haz de la luz que se parece a la figura de un fantasma (de ahí el nombre). Es una versión en blanco y negro de una fotografía que también ha sido impresa en color con el título, “Fantasma”.

La proeza de esta fotografía, aparte de ser de difícil acceso y hay que ir con especialistas, fue que consiguió captar un rayo de luz en el momento en el que polvo se estaba moviendo hasta conseguir la figura del fantasma.

Lik también anunció que el mismo comprador, adquirió otras dos fotografías por 2.4 millones de dólares y 1.1 millones de dólares (“Illusion” y “Eternal Moods”, respectivamente), dándole a Lik cuatro fotos en la lista de las 20 fotos más caras de todos los tiempos.

Andreas Gursky

Como hemos dicho el anterior récord lo tenía Rhein II, una obra de arte basada en fotografía hecha por el artista visual alemán Andreas Gursky in 1999. en 2011 se subastó una copia impresa por un valor de 4.3 millones de dólares.

andreas-gursky-rhein-ii-joerg-koch-ddp-afp-tv-france2

Esta obra es la segunda de una serie de 6 imágenes que homenajean al Rin. Gursky suprimió digitalmente de la imagen original gente que había paseando con su perro y un edificio industrial. Para justificar la manipulación de la imagen el artista dijo: Paradójicamente, esta vista del Rin no puede ser lograda desde ese sitio, se requería una construcción ficticia para proveer una imagen precisa de un río moderno.

La impresión fue producida a un gran tamaño y de forma cromogénica, fue montada entre capas de pintura acrílica y enmarcada. Las medidas de la imagen son de 190 x 360 cm y con el marco completo 210 x 380 cm.

La copia la adquirió la galería Monika Sprüth en Colonia y posteriormente la compró un coleccionista alemán, este a su vez la subastó en Nueva York el 8 de noviembre de 2011 con el precio final de venta a un comprador anónimo.