Un restaurante de Nueva York ha encontrado un reclamo con que destacar entre tanta oferta de comida rápida. Lo ha hecho con una extravagancia. Una extravagancia sí, pero a ninguna de las multinacionales de la cocina rápida se le ha ocurrido. Finalmente no serán ni McDonald’s ni Burguer King los que entren en el Libro Guinness de los Récords por haber elaborado la hamburguesa más cara del mundo. La idea es del restaurante Serendipity 3.

La hamburguesa se llama Le Burger Extravagant y se puede degustar por solo 295 dólares (234 euros). El nombre es muy adecuado porque tanto por la idea, es decir, una comida rápida de lujo como por sus ingredientes es cualquier cosa menos algo corriente.

Para poder probar esta hamburguesa no solo debes tener buen gusto sino una buena cuenta corriente (eso sí). La pieza central es de ternera japonesa Wagyu, condimentada con mantequilla de trufa blanca, 10 hierbas diferentes y sal del Pacífico ahumada. La carne está cubierta por queso Cheddar curado durante 18 meses del exclusivo artesano inglés James Montgomery y por un huevo frito de codorniz. El pan es artesanal, está espolvoreado con oro y lleva caviar Kaluga. Para finalizar la extravagancia, la creación está coronada con un mondadientes de oro macizo y diamantes incrustados diseñado en exclusiva por la prestigiosa joyería de Nueva York, Euphoria.

Para poder probar esta hamburguesa  hay que hacer un pedido con 48 horas de antelación. Además, la hamburguesa tiene un efecto calmante: cada vez que mastiquen esta suculenta pieza los comensales sabrán que están realizando una buena acción. Los ingresos generados con la venta de “Le Burger Extravagant” irán destinados a la ONG The Bowery Mission, que trabaja con las personas sin hogar de la ciudad de Nueva York. Idea que no resulta tan extravagante.

Precio: 295 dólares.