El lote 295 de las subasta que Christie’s llevo a cabo en la primavera de este 2013, guardaba un gran…diamante. Aunque no estaba solo, formaba parte de una serie llamada “Magnificent Jewels Spring” y su nombre es “The Princie Diamond“.

Se trata de uno de los diamantes rosas más espectaculares del mundo y una vez perteneció a Mir Osman Ali Khan, proclamado en 1937 el hombre más rico del mundo según la revista Time y padre de 149 hijos. Otras piezas de su colección personal, menos impresionantes que el “Princie”, le fueron enviadas a la princesa Isabel de Inglaterra como regalo de boda, seis años antes de convertirse en la Reina Isabel II.

La joya más cara del mundo

Como suele ocurrir con joyas de este calado, este diamante ha permanecido en la sombra mucho tiempo y no fue visto en público hasta 1960, gracias a la casa de subastas Sotheby’s.

Finalmente fue vendido el 16 de Abril por una cantidad impresionante: 39 millones de dólares, tan solo superados por un diamante vendido en Génova por 46 millones.