Todos sabemos que el artista más polifacético y excéntrico del arte pop es Andy Warhol, un icono que se dejó la piel para que cada cosa que hiciera se convirtiera en una tendencia mundial. Seguido y copiado por millones de personas, cada prenda que vestía, cada color que usaba, se transformaba en tendencia, incluyendo por supuesto la famosa peluca canosa que empezó a usar allá por los 60.

Es verdad que el primer objetivo de la peluca era cubrir su calva pero con el tiempo llegó a ser parte de su personalidad. Su corte de pelo moderno y el color le hacían distinguirse entre la masa de los artistas del momento.

Casi 20 años después de la Warhol muriera, la peluca se subastó en 2006 entre otros objetos pertenecientes al artista. La subasta se llevó a cabo en Christie’s, y todavía llevaba la cinta adhesiva que el artista usaba para que encajara mejor en su cabeza. Pues bien, la peluca se subastó por 10.800 dólares, convirtiéndola en la peluca más cara del mundo.

Entre el resto de los objetos personales de Warhol que también se subastaron había una foto que le hizo a Muhammad Ali en 1977 firmada por el artista y una foto que le tomó a Mick Jagger con una polaroid en 1975. Las fotos costaron 19.200 dólares y 15.600 dólares cada una. Por lo que deducimos que también deben estar en el ránking de las fotos más caras del mundo.